Edición del día Sábado 06 de Febrero del 2.010

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

Una historia conocida por pocos y en exclusiva
Masacre amerindia en rebelión del Rupununi

*La sangrienta matazón por parte de un dictador Guyanés a seres inocentes

Hernán Martínez.
Fotos: Hernán Martínez JR.
Imágenes archivos www.google.co.ve
Esta historia fue contada por un amerindio de nombre John Melyille de 64 años de edad quien vivió esos hechos sangrientos, históricos políticos y Jorge Martínez, dirigente de Acción Democrática, testimonio que participó de este acontecimiento político que muy pocas personas conocen y que hoy El Progreso se las narra con argumentos fehacientes.
Estos testigos relataron a este periodista como un grupo de guyaneses reconocieron que la Guyana Esequiba en reclamación pertenecía a Venezuela y no de la Guyana Inglesa. Para ese entonces esos amerindios conformaron un gran movimiento político. Denominado Revolución Separatista.
Ubicándonos en ese contexto histórico John Melyille, es uno de los amerindios que quedo de ese suceso se trasladó mentalmente a esos momentos y explicó lo siguiente: “para el año 1.968 regresaba con mi padre a Rupununi, supe que se había surgido una insurrección y estando allí nos trasladaron en una avioneta hacia Santa Elena después pasamos una semana en Tumeremo en Turumbay y luego nos regresaron a Guyana”
Durante su intervención este amerindio relató como el movimiento armado intento derrocar al gobierno del dictador y asesino Forbes Burham. Quien destruyó y asesinó gente en una confrontación sangrienta a finales del año 1.968. Esta guerra la ganó el dictador quien se entregó a manos del presidente cubano Fidel Castro. Relata con cierta nostalgia.
Martínez, describe con cierta emotividad la forma como el dictador había permitido tantos abusos donde existía un reclamación de Venezuela ante la Haya de que no podía explotarse la zona Esequiba; pero el presidente Forbes Burham, aun consciente de esa realidad permitió que cubanos y angoleños entraran a explotar ese territorio. Eso lo sabía el gobierno venezolano. También.
-Hace una pausa y prosigue- cuando surge este movimiento compuesto por gente del pueblo, y militares venezolanos que estaban dispuestos a rescatar a la Guyana Esequiba bajo cualquier circunstancia. Un movimiento conformado por Amerindios y militares de Venezuela. Por cierto una de los motivos que llevo a Jorge Martínez fue investigar y escudriñar en esa idiosincrasia porque estos amerindios poseían cédulas venezolanas, brasileñas y guyanesas.
Hay que acotar que en la estrategia cívico militar actuaron dirigentes políticos, diputados, militares quienes fueron los que se encargaron de trasladar el armamento a través del río esequibo. Y la otra parte del armamento fue la que trajo el abortamiento del movimiento debido a que el avión del ejecutivo regional había caído en territorio Guyanés, lo que trajo como consecuencia la desarticulación de esta revolución separatista.
Continua relatando Martínez, que estos siguieron la ruta del rio esquivo cayendo al Cuyuni donde Alejandro Urbaneja empresario de la conocida Casa Minera la recibió y la acompañó hasta 57 millas abajo del Dorado para recibir a 127 revolucionarios que estaban frente al territorio ingles y que pisaron costa venezolana en lo que hoy se conoce como Anacoco. Refirió.
Reseña que aquel entonces el gobierno venezolano estableció un comando fronterizo uniformado fundando además la alcabala de Casa Blanca punto de control vía el dorado Anacoco. Para controlar esta estrategia.
Ismael Gómez Rangel presidente del consejo de Caroní y algunos mimbreo del parlamento guayanés presidente fueron convocados por el entonces presidente Raúl Leoni a Puepa en visita netamente personal para encargarlos de las estrategia de apoyo a Valery Hart y demás sublevados y ellos visitaron a Alejandro lo pertinente a la misión selva adentro.
Para el último trimestre del año de 1968, antes de la insurrección del Rupununi coinciden las elecciones presidenciales en Venezuela y Guyana. Desde el punto vista histórico y de las relaciones internacionales.
Nuestro entrevistado amerindio John Melyille recordó que en plena campaña electoral en Venezuela los rancheros del Rupununi hacen contactos con Caracas a mediados del mes de noviembre de 1968, solicitando ayuda para poder ejecutar una serie de planes ante la inseguridad de ser desalojados de las tierras que tienen en arrendamiento desde hace décadas.
Así como a la incertidumbre de no tener ninguna repuesta ante una serie de peticiones e exigencias que la “Asociación de Ganaderos del Rupununi”, le hiciera desde el mes de marzo al Parlamento guyanés y a Forbes Burnham por escrito. Una vez delatada el plan de insurrección del presidente Burnham, persiguió a toda la disidencia y asesino a más de 150 de ellos.
Hubo una oportunidad donde se dividieron en dos grupos: uno se dirigió hacia el Brasil y el otro hacia la frontera venezolana, días después el presidente Leoni citó al ex diputado Martínez, para consolidar la situación establecida y al mismo tiempo logro algo importante cedular a todos los amerindios que habían insurgido contra del dictador.
A pesar de haber pasado los meses y de exigir una solución a la situación planteada, por diferentes medios no habían obtenido una repuesta. Y ante el eminente triunfó en las elecciones de diciembre del citado año donde el PNC seguramente aspiraba a continuar en el poder para posteriormente desalojarlos de las tierras en la primera oportunidad
Describe el dirigente y escritor guayanés que la señora Valery Hart, fue una de las lideres que tuvo que huir obligada hacia Venezuela dónde luego formó parte de este movimiento, y por otra parte el dirigente político acompañado de un grupo de militares, entro al territorio esequibo vestido de militar con la anuencia del grupo de militares que le acompañaba.
Pero la gran decepción de los amerindios tanto los que huyeron como los que se quedaron rezagados fue la firma del protocolo que firmó Rafael Caldera en su primera presidencia la cual consistía en que Venezuela durante 50 años no reclamaría derechos sobre el esequibo. Y hoy en día el gobierno de Guyana esta entregándole al presidente de Irán Mahmud Ahmadineyad todo el uranio que esta ubicado en esa zona. En la opinión del dirigente Jorge Martínez se perdió una gran oportunidad de recuperar la Guyana esequiba.
Mientras que los pocos rebeldes que trataban de huir en avionetas pudieron escuchar por la radio como el gobierno guyanés daba ordenes de que fueran bombardeadas casa por casa las poblaciones indígenas de Pirara y Annai, las cuales fueron reducidas a cenizas por las tropas del gobierno. Según las diversas informaciones oficiales, durante los enfrentamientos hubo 20 muertos entre rebeldes y fuerzas gubernamentales.
Esto va en un recuadro
Rupununi es una región ubicada al Sur de la Guayana Esequiba, conformada por grandes extensiones de sábanas que a la vez están rodeadas de selvas, por lo que tiene un difícil acceso y sólo posee comunicación al exterior por vía aérea, su ciudad y centro de comercio más importante es Lethem, ubicada en un punto fronterizo con Brasil y a unos 500 Kilómetros al Suroeste de Georgetown, capital de Guyana. Guyana tendría para ese entonces unos 300 mil habitantes y Venezuela tenía 8 millones y apenas 30 mil hombres sobre las armas.

Esta historia describe la triste realidad de cómo fueron sometidos y asesinados los amerindios por parte de un dictador guyanés que entregó su gobierno a otro dictador Fidel Castro. Aprovecho la oportunidad para aclarar que Esequibo deriva de Juan de Esquivel lugar teniente de don Diego Colon hijo del almirante por consiguiente lleva labidental y no labial como equivocadamente lo designan.
El levantamiento del Rupununi tuvo como insurgente a la lidereza Valerie Hart, en reacción a la conducta hostil e insoportable del presidente guyanés Borghan quien convertido en un tirano acosó tanto a sus gobernados que tuvieron que recurrir a las armas para derrocarlos en lo que la historia política se conoce como revuelta del Rupununi. Que desembocó en la liquidación de los revoltosos que atormentados y perseguidos terminaron refugiados en San Juan de Camoiran a pocos kilómetros de Santa Elena de Uairen.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2010 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com