Edición del día Jueves 06 de Mayo del 2.010

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

Rainiero Coa tratará de llegar a las mayores con los Yankees

Roque Cividanes.
Casi siempre, el hecho de perseverar y no darse por vencido, trae sus buenos frutos. Es una lección de vida que a la corta edad de 17 años, aprendió el guayanés Rainiero Coa, quien luego de prepararse por año y medio, finalmente vio recompensado su esfuerzo cuando hace unos días atrás, firmó con los Yankees de New York para jugar en Ligas Menores.
-"La verdad, dijo convencido, me preocupaba que la oportunidad de firmar no llegara, por que el trabajo de preparación fue largo, pero siempre me mantuve positivo y francamente es una alegría enorme que se haya concretado…valió la pena".
Coa, un nativo de San Félix de un metro y 78 centímetros y 75 kilogramos de peso, viajó ayer mismo con rumbo a República Dominicana, concretamente al complejo de los "mulos" en Bocachica, donde pasará alrededor de cuatro meses como receptor titular de esa escuela de la divisa de la "gran manzana", para luego regresar a Venezuela, donde seguramente irá a la Liga Paralela con el equipo de los cardenales de Lara, para el cual firmó el año pasado y ya estuvo este año en esa misma Liga, consumiendo algunos turnos.
-"Ray tiene como principal característica, nos apuntó el scout Juan Salabarría, quien acompañó al joven prospecto a la redacción de El Progreso, junto al también entrenador y ex lanzador profesional Eduardo Sosa y su señora, la habilidad para batear…desde pequeño destacó como toletero y eso lo llevó a la selección del estado Bolívar y luego a la de Venezuela, pese a que su defensa como receptor aún necesita ser pulida".
-"Cuando estuvo en el Nacional de categoría Junior, en Acarigua, fue el cuarto bate del elenco y resultó decisivo para que Bolívar pudiera alcanzar la quinta casilla en la tabla de valores, posteriormente se ganó un puesto en el conjunto nacional que participó en el Mundial de Taiwán el año pasado, pasando por tres cortes y teniendo que superar a una importante cantidad de jugadores para llegar incluso como el cátcher titular de la selección…en Taiwán dio 11 imparables en 30 turnos, remolcó cuatro y anotó el mismo número, jugando a la defensa en el puesto dos, así como en la inicial y en el jardín derecho".
-Con todos sus atributos ofensivos, ¨Por qué se demoró la firma de Coa?, preguntamos a sus entrenadores…
-"Bueno, en realidad, señaló Salabarría, a él lo venían siguiendo los scouts desde hacía un tiempo…por ejemplo, en Taiwán lo vio un escucha de los Atléticos de Oakland y más tarde, una vez en el País, lo chequeó un scout de los Cachorros de Chicago, pero siempre encontraron un pequeño detalle para no ofrecer un contrato, por lo que siguió trabajando fuerte con Asdrúbal Romero, Javier Lizardi, Eduardo Sosa y mi persona…de todas formas, sabíamos que no iba a pasar inadvertido, por cuanto Emilio Carrasquel, que lo firmó para los cardenales, tenía intenciones de firmarlo para los Marineros de Seattle y Houston también estaba a la espera…ocurría que la recesión económica en los Estados Unidos, hizo que su firma no se produjera con la rapidez que hubiésemos querido, por cuanto se desmantelaron academias, se redujeron la cantidad de contratos con los peloteros, pero Ray estaba en los planes de varios, al punto que los Yankees dejaron libre a un pelotero de su organización para poder firmarlo".
La llegada a los del Bronx, se produjo en un chequeo de tres días en Valencia.
-"Había chequeado, nos cuenta Coa, una semana antes con los Cachorros de Chicago en Puerto Cabello, pero allí no pasó nada y cuando nos disponíamos a regresar al día siguiente, el señor Finol de los Yankees, llamó a Salabarría para informarle que había un try out en Carabobo y nos fuimos para allá".
Coa impresionó en las prácticas, siendo uno de los dos peloteros que sacó la bola del estadio José Bernardo Pérez, se mostró muy seguro detrás del plato, su brazo lució sólido y hasta mejoró su velocidad, una de las grandes razones por las cuales, fue cambiado de posición, para la receptoría.
-"Realmente, dijo Salabarría, hizo todo bien y dejó impresionados a los scouts, que el miércoles de la semana pasada me llamaron y acordaron para que la firma fuera el viernes pasado".
Obviamente que el sueño principal de Coa es llegar a las Grandes Ligas y ayudar a los Yankees a ganar una Serie Mundial, aunque para eso falta mucho tiempo, pero por el momento, se fija como modelo en su coterráneo Víctor Martínez, actual receptor de los Medias Rojas de Boston, coincidencialmente, el gran enemigo de los de New York.
El fijarse en Martínez, tiene mucho que ver con su posición, pero también expuso su admiración por Omar Vizquel, pues, antes de llegar a receptor, jugó en el short y la antesala.
SUS COMIENZOS Y EL CAMBIO DE POSICIÓN
Rainiero Coa nació el 2 de enero del 93 en el seno de una familia compuesta por su Papá Ramón y su Mamá Helen Pinto, además de su hermano menor Vidal, quien por supuesto, también juega a la pelota.
A los cuatro años se dedicó a jugar a la pelota organizada en Puerto Ordaz, en la organización Criollitos de Venezuela, con el equipo de Fundeporte, al que defendió hasta los 14 años, bajo las orientaciones de José Ramos, así como al principio de Isnardo Marchán y César Fuentes.
Siempre jugó en el infield, tanto en el campocorto como en la tercera almohadilla y hasta llegó a lanzar por la fuerza de su brazo.
En su trayectoria, acumuló campeonatos de jonrones, impulsadas, sluggings y los títulos de más valioso de las campañas 2001, 2003, 2005 y 2007.
A los siete años comenzó a ser citado para defender los colores del estado Bolívar y consiguió ser convocado hasta en once oportunidades.
En el año 2008 se vino a Ciudad Bolívar, apoyado siempre por su familia, persiguiendo la ilusión de hacerse pelotero profesional.
Coa conoció a Eduardo Sosa por el año 2004 y a Salabarría en el 2006, siempre en el marco de Campeonatos Nacionales y fue en el 2007, cuando hicieron un convenio, en el que también participó la señora Carolina Andrade, recalando en la capital guayanesa después del Campeonato Nacional de ese año.
En la Sultana del Orinoco, recibió el apoyo de la familia Sosa y jugó para los equipos Maserati y Diario El Progreso.
Precisamente, cuando llegó a Ciudad Bolívar, sus entrenadores decidieron cambiarlo de posición, pues sus piernas eran lentas para jugar en el cuadro, por lo que lo llevaron detrás del plato, donde día a día fue ganando soltura y adecuando la mecánica para sacarle provecho a su brazo.
-"El tenía buenas manos pero no corría, nos señaló Salabarría, por eso decidimos cambiarlo y no nos arrepentimos, por que tiene un buen brazo y está mejorando su defensa, amén de que tiene algo muy importante que hace que tenga una buena proyección, pues sabe llevar el juego".
Esperemos entonces por la evolución de Coa, quien está empeñado en convertir en realidad su sueño de niño.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2010 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com