Edición del día Domingo 06 de Julio del 2.008

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

Los Niños Cuentan

Bolívar bajo la sombra del Samán de Güere

El 3 de agosto de 1813, Simón Bolívar y sus tropas en plena Campaña Admirable descansan bajo el resguardo del Samán de Güere. Bolívar había ordenado a Urdaneta ir a la vanguardia, y cuando retornó Urdaneta a caballo le dijo:
-Mi comandante, un turmereño nos impide pasar hacia Caracas.
-¿Cómo un hombre puede impedir nuestro paso, si hemos vencido a cientos de españoles?, ¿quién es ese turmereño?
-Disculpe usted, mi general, lo decía en tono de juego; el turmereño es el río de Turmero, que está crecido y nos impide el paso.
Urdaneta ordena a las tropas descansar y afirma: "Esta noche, tal vez el alma de este árbol y los espíritus de nuestros indígenas nos llenen de más coraje para culminar la gloria que pertenece a nuestra patria".
Monumento nacional
En el año 1933, el presidente de Venezuela, general Juan Vicente Gómez, decreta el Samán de Güere como Monumento Nacional.
Otro de los relatos que forman parte de la historia que guarda entre las sombras el Samán de Güere fue el gran cariño y amor que le brindó el general Juan Vicente Gómez, quien se convirtió en su protector. Encerrándolo entre 419 fusiles, con sus respectivas bayonetas, construyó un enorme monumento con un arco y cañones. Según la historia, muchas veces el general Gómez se detuvo en el alero de su sombra con una locuacidad poco acostumbrada. Pasaba largas horas sentado, contemplando el paisaje desde el gigante verde de Aragua.
Se dedicaba a arrancar la maleza dentro del parque o plaza.
El cuidado y mantenimiento que hacía el propio Presidente de la República originaba que la belleza del samán resaltara aún más. Luego de la muerte del tirano, el samán quedó abandonado, condenado al olvido, señalado por el delito de haber recibido las atenciones y delicadezas del férreo gobernante.

LA LEYENDA DEL SAMÁN DE GÜERE
Nuestros antecesores eran hombres libres y dueños de sus propias tierras. En la zona donde hoy está el Monumento Nacional Samán de Güere vivían nuestros indios Arawak, descendientes de los Arahuac.
Esa zona era llamada Güere, que en la lengua indígena significaba "zona de rayado"; era allí donde los indígenas locales cultivaban y cosechaban un tubérculo de nombre científico Manihot esculenta, conocido popularmente como yuca. Allí la procesaban rallándola y era parte primordial de la dieta alimentaria; los Arawak en la zona se caracterizaban por ser agricultores y pacíficos.
El jefe de la tribu tenía dos características jerárquicas: era el jefe del ejército Arawak y a la vez el máximo guía espiritual.
Para ser chamán Arawak era necesario ser el hombre más alto de la tribu, se debía contar con actitudes de líder de jefe y de buen hombre; debía ser también un buen guerrero.
La palabra chamán es de origen siberiano: "shaman", que identifica hombre-dios-medicina. Usada en la tribu Arawak, se explica su uso por la emigración que hace millones de años hicieron otras etnias a través del estrecho de Bering y también por navegaciones migratorias de otros continentes. http://www.burodevenezuela.com
Imagen http://www003.upp.so-net.ne.jp/beech-forest/plant/raintree1.jpg

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2008 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com