Edición del día Domingo 10 de Agosto del 2.008

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

LA CIUDAD EN LA MEMORIA En conversación con… Rosa Carrasco Bastidas

En Caicara del Orinoco

Pablo de Lara: Pionero de la radiodifusión

A Paulino Rodríguez Marín
Poeta de la tarde
In memoriam
En todas las épocas, han existido hombres y mujeres cuya visión trasciende su propio tiempo, seres que le dan forma a un sueño, y cuyo paso por el mundo queda signado por una huella de progreso para la humanidad. Caicara del Orinoco conoció a uno de esos personajes, un ser humano que podría definirse bajo el contexto de lo que Eric Satie llamó “un hombre muy joven nacido en una época muy vieja”. Pablo Carrasco o Pablo de Lara llegó hacen treinta y seis años desde Carora con un hermoso proyecto: Radio Caicara, “Diamante Sonoro del Sur de Venezuela”, nuestra primera emisora, la cual fue, durante muchos años, el principal medio de comunicación que llevó a los hogares de los caicareños información, cultura y entretenimiento sano. Hoy Pablo de Lara se encuentra cumpliendo el compromiso que los grandes hombres deben honrar con la inmortalidad y su hermana, Rosa Carrasco Bastidas, ha ofrecido gentilmente esta entrevista, para recordar las vivencias de un hombre que representa todas las épocas, pues su legado quedará por siempre en el alma de quienes crecimos escuchando los 1430 Khz. del Diamante Sonoro del Sur de Venezuela.
“Pablo nació en Carora, Estado Lara, un 15 de enero de 1938, en el seno de un hogar musical, nuestros padres fueron Pedro Celestino Carrasco Riera, Don Tino Carrasco, una gloria nacional, un gran compositor, muy recordado por la canción Amalia Rosa, una de sus obras más famosas, a nuestro padre le cantaron sus canciones los artistas más famosos de la época, entre otros Rolando Laserie, José Luis Rodríguez, Adilia Castillo, el Quinteto Contrapunto, incluso una de las melodías de Tino Carrasco fue grabada por Paul Mauriat, yo creo que mi papá dejó más de 2000 canciones compuestas. Nuestra madre fue doña Juana Paula Bastidas de Carrasco, gente de pueblo, muy humilde, nos dieron una crianza fundamentada en valores familiares, en la sencillez, y hasta el sol de hoy todos los hermanos nos mantenemos muy unidos.
Yo nací en Carora, el 30 de agosto de 1949, crecimos, como ya te dije, en un hogar musical, mi papá era primo de un gran guitarrista, el maestro Rodrigo Riera. Mi padre tocaba mandolina, guitarra, cuatro, y se dedicó durante muchos años a enseñar a nuevas generaciones e incluso, Don Tino Carrasco le dio las primeras clases a otra gloria venezolana conocido en el mundo entero: Alirio Díaz, y después el alumno superó al maestro. Pablo demostró aptitudes musicales desde pequeño, porque mis hermanos viajaban mucho con mi papá durante sus giras, todos mis hermanos tuvieron esas inclinaciones, uno llamado Ricardo que fue reconocido como un hábil cuatrista y maraquero”.
UN JOVEN DE CARORA EN LA CAPITAL
Pablo mostró inclinaciones musicales, específicamente para el canto, siendo muy niño. Sus inicios fueron en Carora, y luego, a la edad de catorce años se trasladó hasta la ciudad de Caracas, a donde se marchó cargado de sueños y expectativas. Fue en Caracas donde dio inicio a lo que fue una pasión durante toda su vida: la radiodifusión. En Caracas Pablo participó como cantante en Radio Caracas Televisión, en Radio Caracas Radio, en el Coney Island por allá por los años cincuenta, en ese período conoció a un joven que estaría llamado a ser una figura en el mundo de la canción: Alfredo Sadel, con quien Pablo tuvo muchos años de entrañable amistad, incluso fueron compadres, y Pablo lo trajo a cantar en una oportunidad a Caicara, en un sitio llamado La Malagueña, años después.
En la televisión, Pablo cantó en el show de Víctor Saume, quien le dio el nombre de Pablo de Lara, en el show de Renny Ottolina, también con Alfonso Álvarez Gallardo, Musiú Lacavalerie, Henry Altuve, y otras figuras del acetato venezolano.

EL ENCUENTRO CON LA RADIO Y LA TELEVISIÓN
Pablo comenzó en la locución por iniciativa de un señor de apellido Chacón, oriundo del estado Táchira, quien lo incitó a hacerse locutor. Luego de realizar estudios y tener su certificado de locutor, comenzó a trabajar en Radiodifusora Venezuela, que fue donde conoció a Alfredo Sadel, Radio Cultura, Ondas Populares. Tuvo también participación, como animador en un programa de televisión, por Televisa, canal cinco, donde presentó a muchas figuras que, para aquel entonces, eran muy jóvenes, casi niños en algunos casos, dentro de esos artistas jóvenes recuerdo, por ejemplo a Raquelita Castaños.
Pablo tuvo oportunidad de visitar, también, otras latitudes, estuvo en Estados Unidos, Puerto Rico, en México, a donde viajó con Víctor Morillo, eso le dio la oportunidad de conocer a muchos artistas, llegó a cantar con el trío Los Panchos, hizo amistad con Pedro Infante, con Cantinflas, con Jorge Negrete.
EL CONTACTO CON CAICARA
La idea de venir a Caicara a fundar una estación de radio, surge por iniciativa de Pablo y su pareja de aquel entonces, Adilia Castillo. Adilia ya había venido a Caicara, y aquí conoció a una señora llamada Rosa Elena de Toro, a quien la unió una gran amistad, y precisamente, de ese vínculo surgió la inquietud de crear la emisora. En ese tiempo, para el año de 1972, Caicara era un pueblo pequeño, de unos 15000 habitantes. Pablo y Adilia vienen a Caicara para tantear el terreno, observando el pueblo. Recuerdo que para la realización del proyecto de la emisora se contó con el apoyo del Presidente Rafael Caldera.
El 27 de mayo de 1974 sale al aire el Diamante Sonoro del Sur de Venezuela, Radio Caicara. El primer equipo de profesionales que formó parte de la emisora estuvo formado por el mismo Pablo, Adilia, Luis Enrique Sánchez, Juan José Colombo Hernández, conocido como J. J. Colombo, o Peter Canvas, ya fallecido, y yo. Los primeros operadores fueron Luis Cordero, quien es hoy un comerciante de la zona, Annober Torrealba, Jimmy Carrasco, hijo de Pablo, Ricardo Carrasco Junior. Al año siguiente llegaron Ninoska Castillo y Julio González. Para el año 1980 llegó Paulino Rodríguez Marín, procedente de Margarita, incluso Paulino llegó a dirigir la emisora.
Radio Caicara se caracterizó por ser tribuna para muchos artistas de nuestro pueblo que estaban dando sus primeros pasos, entre los que te puedo nombrar a Andrés García, Julio Perdomo, Sheila Lima, Fanny Luces. En cuanto a los artistas nacionales, recuerdo que en cada aniversario de la emisora invitábamos a una de esas figuras. Recuerdo a Reinaldo Armas, Cristina Maica, Reyna Lucero, Teo Galíndez, José Alí Nieves, entre muchos otros.
La programación era variada, Radio Caicara era el medio de comunicación y recreación por excelencia, en una época en la que no había televisión en Caicara, y Pablo lo concibió así, brindándole una excelente programación diaria a los habitantes de este pueblo. De los programas que recuerdo con más cariño está “Buenas Tardes, Caicara, Buenas Tardes, Venezuela”, conducido por Adilia Castillo, el programa de Pablo, de opinión, llamado “La Voz del Pueblo”, que tenía como cortina musical un Bossa Nova llamado Tristeza, interpretado por Fausto Papetti, ese programa se transmitía a la una de la tarde, y en él se podía evidenciar el estilo de locución de Pablo, incisivo, sincero, porque Pablo decía las cosas claras, y eso le trajo muchas enemistades, porque para Pablo la radio era un compromiso con la comunidad.
Otro espacio que recuerdo es “Sobremesa musical”, conducido por Ninoska Castillo, Paulino conducía otro espacio llamado “Canciones del ayer”, donde la pauta musical estaba formada en su totalidad por boleros, ese programa se transmitía a las once de la mañana.
Pablo de Lara falleció un 22 de enero de 1996, una semana después de haber cumplido 58 años. Su legado más importante se puede definir en una palabra: Progreso, porque Pablo fue un hombre emprendedor, que día a día se preocupó porque Caicara fuera un mejor lugar para vivir, con todas las limitaciones que existían en una época en la que no existían ni los teléfonos en esta zona.
Así, con un abrazo efusivo y sincero, concluyó nuestro diálogo, para luego encontrarme con una Caicara que da la cara al futuro, cuyos habitantes recrean los momentos de ocio en el Internet y la televisión por cable, pero sintiendo muy de cerca ese momento supremo, en aquel día de mayo, en una Caicara sin Televisión ni teléfonos, cuando un hijo de Carora, inició su idilio con la princesa de Guayana, dando inicio a una época en nuestro pueblo, cuando por vez primera se escuchó su voz diciendo “vamos al aire.”

Constantino Hernández
constantino—1@hotmail.com

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2008 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com