Edición del día

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

Monseñor Ulises Gutiérrez, Arzobispo de la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar
“La Iglesia le ha dado un espaldarazo a Latinoamérica”

* El alcalde Víctor Fuenmayor y su esposa, llevaron su mensaje de salutación por la designación de Jorge Mario Bergoglio como Su Santidad Francisco I

ANA MARIA MENDOZA E.
Ciudad Bolívar.-
En el marco de la visita que dispensaran el alcalde del municipio Heres, Víctor Fuenmayor, y su señora esposa, Urimir Quesada de Fuenmayor, a la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar para saludar y compartir su júbilo por la designación como Papa del Cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, así como para tocar puntos de interés, entre ellos la entrega de las palmas a ser usadas el Domingo de Ramos en las iglesias de la capital, aprovechamos para conversar con Monseñor Ulises Gutiérrez sobre la noticia que ha alegrado al pueblo católico, y muy especialmente al latinoamericano.
-¿A su juicio, qué significa para Latinoamérica la designación del nuevo Papa, un hombre de origen argentino y padres italianos?
-Realmente una grata sorpresa encontrarnos en el momento del anuncio que el Papa es latinoamericano. El hecho de ser un obispo, un cardenal argentino es una enorme alegría, porque esto significa que la iglesia ha mirado a Latinoamérica, puesto que se le ha llamado siempre el continente de la esperanza, lo que constituye un espaldarazo a la iglesia en Latinoamérica.
-¿Cómo vio el inicio de su papado?
-Es un hombre humilde, sencillo, ya se empieza a conocer lo que ha sido parte de su servicio episcopal, por ejemplo se sabe que no tenía chofer, y esto en un arzobispo de una gran metrópolis como Buenos Aires es muy significativo. Se sabe que tenía una residencia muy sencillita, un apartamento en donde con mucha frecuencia se cocinaba él mismo, y eso también significa mucho, es decir que es un hombre sin pretensiones, pues precisamente el nombre que ha escogido, Francisco, hace de alguna manera alusión a San Francisco de Asís, quien fue un hombre conciliador, que hizo de la pobreza un estandarte de su vida.
Yo pienso que el Papa quiere comenzar con buen pie, y en este sentido, el hecho de pedir la bendición al pueblo que estaba allí reunido en San Pedro fue un gesto salido del corazón, pues en el momento en que tenía que dar la bendición Urbi et orbi (a todo el mundo), él quiso que antes la gente le diera la bendición a él, eso es un gesto muy bonito, muy cercano, como también lo fue rezar las oraciones sencillas del pueblo de Dios, el Padre Nuestro y el Ave María, por el Papa Benedicto XVI. Luego quiso iniciar su ministerio visitando a la Santísima Virgen en el santuario mariano más significativo de Roma que es la Santa María La Mayor, eso habla de su agradecimiento.
REFORMAS DESDE LA FE Y LA HUMILDAD
Y mientras los argentinos celebran el hecho de ser bendecidos con la designación de Bergoglio como Su Santidad, a quien califican haber sido un excelente líder espiritual, y Latinoamérica se congratula de tener un Santo Padre, del que esperan sea la voz de esta región, abogue por los problemas de nuestros países y hasta lleve a otros territorios el idioma que nos hermana, diversos analistas han debatido en las últimas horas sobre los retos que el Pontífice debe llevar a cabo para modernizar la iglesia católica.
-Mucho se ha hablado de aperturas y de reformas de la Iglesia Católica… ¿cree usted que estas puedan ser lideradas por Francisco I?
-Pienso que la Iglesia siempre necesita renovarse, sin duda alguna. Muchos pretenden una renovación quizá en la línea política o social, y yo pienso que lo que nos está introduciendo el Papa desde el comienzo es en la Iglesia de Jesucristo, la de los pobres, la de los humildes, ese es el norte que sus gestos nos están indicando. Si hay algo que podemos decir en cuanto a renovación es que tiene que abrirse al mundo de los pobres, yo no creo que haya un cambio en la jerarquía o en la estructura de la Iglesia en Roma, algunas cosas pueden cambiar, pero eso es secundario, lo que es primordial es el cambio de rumbo, del horizonte de la Iglesia en la línea del Evangelio, pienso que es lo que va a suceder.
-Falta poco para que se inicie la Semana Santa, pues estamos a una semana del viernes de concilio, que antecede al Domingo de Ramos, cuál es el llamado que le hace a los fieles y a la población en general…
- Es una semana de mucha participación del pueblo de Dios, desgraciadamente nuestro pueblo se avoca más a las procesiones, a las devociones particulares y no a las vivencias de lo que significa de verdad la Semana Santa. El llamado que yo le hago es a que tengamos ese encuentro desde nuestro fervor personal.
Monseñor Ulises Gutiérrez afirma que le encantó ver y acompañar el año pasado a la procesión del Nazareno en la Catedral, en la cual hubo gran participación de los feligreses, pero también asegura que le preocupa el hecho de que la celebración del misterio de pasión, muerte y resurrección de Cristo se quede simplemente en la devoción, y que este hecho no transcienda a la vida de cada uno de los católicos.
“El llamado es a que renovemos nuestra fe, porque estamos en al año de la fe, a que vivamos mas el Evangelio, a que tratemos de hacer realidad el mandamiento del amor, porque Jesús nos pide que amemos a Dios, pero que amemos al prójimo, y amar al prójimo es respetarlo, es aceptarlo, es dialogar”, manifiesta el Arzobispo, al referirse además al momento crucial por el que atraviesa Venezuela, donde priva la discordia y la desunión.
“Tenemos que buscar la reconciliación de nuestro pueblo que está dividido, porque no podemos ocultar el sol con un dedo, hay una fractura que se ha hecho muy grande, y solamente desde Dios, desde su amor podemos entrar de nuevo en el camino de paz, del diálogo, de la aceptación y la tolerancia. Tenemos que reflexionar el por qué de esos insultos, por qué esa manera de vivir la política, cuando la política siempre había sido entre nosotros un signo social, de simplemente yo soy de este partido o de éste, y esto nunca provocaba una división como la que hay hoy en nuestra patria, ya es hora de entrar por un camino distinto, y es desde la fe”.
De allí que para Monseñor, la Semana Mayor es una bonita oportunidad para tener un camino nuevo y alcanzar el objetivo de reconstruir la paz ciudadana desde el diálogo, la aceptación y el amor al prójimo.
VENCER EL MIEDO
Manifestando su gozo por la designación de un Papa de origen latinoamericano, y a propósito del llamado de Monseñor a la reconciliación, la Primera Dama municipal, Urimir Quesada de Fuenmayor, recordó que la práctica de la paz debe venir desde la familia y que “se debe alimentar la fe para que el miedo se muera de hambre”.

ENTREGA DE LAS PALMAS
Como parte del programa Heres Tradición, a través del cual se apoyan las actividades culturales y religiosas de gran arraigo en el municipio, el alcalde Víctor Fuenmayor institucionalizó la entrega de las palmas que son usadas por los fieles en la celebración del Domingo de Ramos.
Desde hace dos semanas salieron los palmeros de Ciudad Bolívar a buscar este símbolo de gran significación para los católicos que recuerdan la entrada triunfante de Jesús a Nazareth, y que nuevamente será entregado a las autoridades eclesiásticas para ser repartidas entre las iglesias de la capital bolivarense, el sábado 23 de marzo a las 8:00 de la mañana en la Catedral Metropolitana, acto que contará con la presencia de Monseñor Ulises Gutiérrez, quien recibirá a los fieles, representados por la gran familia que labora en el Palacio Municipal y el pueblo que les quiera acompañar.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2.011 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com