Edición del día Viernes 25 de Septiembre del 2.009

Imprimir Artículo

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

"Se pasaron", dijeron varias amas de casa en Unare
A seis y diez bolívares expenden el kilogramo de azúcar en Caroní

Cristóbal
Pierluissi H.
Especial para
El Progreso

En algunos sectores de Ciudad Guayana, especialmente en la Parroquia Unare, algunos detallistas y buhoneros, amanecieron vendiendo a 6 y 10 bolívares, el kilogramo de azúcar, contraviniendo así la regulación vigente que lo estipula a por kilo.
La denuncia fue formulada por varias amas de casa que a tempranas horas de la mañana acudieron el mercado de Unare y se encontraron con que en los alrededores de este centro de abastecimiento popular, donde escasea el producto, lo estaban expendiendo por encima del precio establecido.
La reacción no se hizo esperar y de inmediato las afectadas llamaron a los distintos programas matutinos de las radioemisoras locales, para alertar a Indepabis y demás autoridades competentes, para que tomasen las medidas e hicieran que el producto fuese distribuido a nivel de consumidores al precio regulado.
Pero poco después, se dejaron oír voces de protesta desde distintos sectores de Ciudad Guayana, algunas de las cuales dijeron que "el propio gobierno estimula la especulación y el acaparamiento, cuando empiezan a vender por pacas enteras, lo que hizo que en algunos lugares de abastecimiento, estas pacas se agotaran de inmediato y no cumplieran su cometido social, ya que pocas manos concentraron el producto de la canasta básica alimentaria".
Es comprensible, y tiene que haber una sinceración al respecto, que el precio de venta del azúcar refinada a nivel de consumidor, debe recibir un ajuste, por los costos de importación y de producción actual, pero nunca a niveles exorbitantes, abusivos y de especulación.
UN POCO DE HISTORIA
Se pudo conocer, que el precio actual del kilo de azúcar para consumo y en presentación blanca está regulado desde 2007 a 1,94 bolívares fuertes. Con la revisión que hicieron los ministerios de Comercio, Agricultura y Tierras y para la Alimentación el 22 de junio, subió a Bs.F. 2,86, es decir, 47,43 por ciento de aumento, lo que significa Bs.F. 0,92 más. La medida viene a acompañar el subsidio para el productor que estableció el Gobierno en marzo, que resolvió dejar a 39 bolívares fuertes la tonelada.
Otra política que adelantó fue la compra para atender la demanda. La importación de más de 500 mil toneladas que anunció el Gobierno ingresaría al país, luego que se determinó un déficit nacional, lo que viene a aumentar las cifras deudoras.
Pero fuentes de los cañicultores, aseguraron que esas toneladas le salieron al Gobierno más caras que ajustar el precio con la relación de costos de producción nacional y el valor fijado para el kilo en octubre. Según datos de Socavtur el precio ronda los casi 4,00 bolívares fuertes al sumarle el precio internacional y los gastos de nacionalización e importación.
Los cuatro puntos del precio internacional reportan 2,06 bolívares fuertes que estaría cancelando el Ejecutivo, lo que representa 106,18 por ciento demás. El Ministerio de Alimentación tendría una cesta inflada por el subsidio. El valor de la variable estimada para la importación estaría al doble de la nacional.
El gobierno tiene un subsidio con el precio internacional del azúcar de 106,18 por ciento. Cañicultores, advirtieron que en la próxima zafra de caña la producción podría descender aún más de los siete millones de toneladas de 2009. El 1 de octubre el kilo de azúcar blanca sería de 2,86 bolívares fuertes.
De haberse concretado una política de avenimiento y sinceración, con los cañicultores y los industriales del azúcar y si se estimula el aparato productivo nacional, en lugar de todo el proceso de expropiación como el registrado en la zona de los estados Lara, Yaracuy, Portuguesa, así como toda esa política de monopolización progresiva de la cadena productiva y de la industria azucarera, con la construcción de unos centrales que llevan varios años, mientras la producción sigue bajando, la situación fuese otra.
Porque habiendo producción -así como ocurrió en el pasado con el arroz, que hasta nos dimos el lujo de exportar los excedentes- no tendríamos porqué estar importando azúcar a precios internacionales y que pese al subsidio oficial, resulta que la están vendiendo más cara al pueblo por la mala política de producción, industrialización, comercialización, distribución y venta, siendo el consumidor quien resulta perjudicado con todo esto.
Esta situación se repite con otros productos de la cesta básica venezolana, tanto comestibles como de uso en el hogar. Y para colmo, con el "enfriamiento" de las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, proveedor seguro de una serie de productos, la situación se torna más difícil, porque ahora debemos traerlos desde otros países mucho más distantes que nuestro vecino y socio tradicional, lo que, inevitablemente, encarecerá más los productos de importación.
"SE PASARON"
Ayer, molestas amas de casa, quienes pidieron mantener sus nombres en reserva por temor a retaliaciones, afirmaron que los pequeños comerciantes, algunos establecidos y otros informales, "se pasaron" con la venta del azúcar, llegando a ofertarse el producto hasta seis y diez bolívares por kilogramo. Asimismo, hicieron un llamado a Indepabis para que se apersonara de manera intempestiva a los lugares donde estaban especulando con el producto, para que comprobasen la veracidad de su denuncia.
-Aquí estamos desguarnecidos de todo, comentaba una joven señora, porque cuando no es el hampa que anda con el moño suelto matando a inocentes, es el alto costo de los alimentos y la escasez, la que hace estragos en el Municipio Caroní.
CONSTERNACIÓN EN UNARE POR CASO DE NIÑA BALEADA
Por cierto, que en Unare y toda Ciudad Guayana, causó consternación el suceso registrado hace tres días, cuando una niña de once años, de quien pudimos enterarnos es nieta del conocido dirigente sindical y de Copei, el bolivarense Pedro José Rivilla. Hasta ayer por la mañana la niña continuaba en terapia intensiva, con lesiones graves en su cerebro, a causa del disparo que recibió cuando en una unidad de transporte, a bordo de la cual viajaba, se desató una balacera entre presuntos antisociales, siendo alcanzada en su cabeza la inerme estudiante.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. DIARIO EL PROGRESO - Copyright © 2009 - INFORMACION GENERAL:  master@diarioelprogreso.com