abril 18, 2024

Diario El Progreso.com

Spanish News Today para obtener las últimas noticias, estilo de vida y información turística en España alrededor de España.

En España, actores públicos y privados ayudan a los ancianos rurales a “envejecer con dignidad en sus pueblos”.

En España, actores públicos y privados ayudan a los ancianos rurales a “envejecer con dignidad en sus pueblos”.

Europa envejece. Pero no ha envejecido por igual. Por lo menos Uno en cinco Más de 90 millones de europeos mayores de 65 años (se espera que aumente a 130 millones para 2050) viven en áreas rurales, donde tienen menos servicios públicos, transporte público deficiente, distancias más largas al hospital más cercano y menos profesionales de atención.

En áreas como el este de Alemania, el norte/centro de Italia y el noroeste/centro de España, la pirámide de población se ha ampliado, y los ancianos ahora representan entre el 20 y el 30 por ciento de la población total en sus sociedades. Un municipio pequeño y despoblado con una gran proporción de residentes de edad avanzada se ve obligado a hacer frente a los desafíos del envejecimiento por sí solo.

El cuidado de los ancianos en las zonas rurales tradicionalmente recae en las familias y miembros de la comunidad. Algunos sociólogos llaman a esto la ‘generación de apoyo’. Según Ángel Martín, catedrático de sociología de la Universidad de Salamanca, esta generación, “principalmente mujeres de entre 30 y 50 años”, se está reduciendo rápidamente.

La migración a las ciudades ha interrumpido las estructuras de mantenimiento en las aldeas. En España, la socióloga Begoña Elizalde ha encontrado que, después de la crisis económica de 2008, la falta de disponibilidad de mujeres llevó a muchos hombres, especialmente a los hijos solteros, a actuar como cuidadores de ancianos. Sin embargo, este crecimiento fue temporal e insuficiente.

A medida que las áreas rurales se vacían cada vez más, las comunidades reciben cada vez menos recursos, ya sean públicos o privados, para hacer frente a la dependencia y el aislamiento. Los ciudadanos mayores se ven obligados a elegir entre vivir solos o pasar la fase final de sus vidas en una residencia de ancianos lejos de sus hogares.

«Este tema debería preocuparnos a todos como sociedad», dice Martin. “Es una cuestión de derechos. Todos deberían poder envejecer en las mismas condiciones sin importar dónde vivan.

e inversión pública

Josefina tiene 65 años y vive sola. Su madre murió hace mucho tiempo, mientras que su hermano murió hace tres meses. Pasaba las mañanas con la televisión como única compañía. Sin embargo, desde hace un año asiste a una escuela pública en su pueblo de Casares, donde recibe entrenamiento cognitivo para que su memoria esté a la altura. Josefina no lo sabe, pero es difícil encontrar cursos como este en la España rural.

READ  España se sofoca en la ola de calor previa al verano más caliente de los últimos 20 años

La iniciativa es el resultado del esfuerzo de la Asociación Botika sin fines de lucro y la enfermera jubilada María Valadez. A los 25 años, Valadez sufrió un daño cerebral y vio de primera mano la falta de recursos en el área.

Si bien muchos de los adultos mayores inscritos en su escuela neurocognitiva tienen demencia, Parkinson o Alzheimer, muchos no. Estos estudiantes, a menudo viudas o mujeres aisladas como Josefina, vienen a socializar y evitar que la soledad acelere su declive. “Estamos demostrando que lo que hacemos es mejorar la calidad de vida de las personas. Todos los días vienen personas de 97 años”, explica Valadez.

“Nuestro centro es más que un recurso, es una comunidad. Sabemos cuando la gente va al médico, nos preocupamos si tiene fiebre, si no viene en dos días, llamamos para ver si está bien. Hemos acompañado a muchos de nuestros adultos mayores hasta el final de sus vidas.

La escuela, dirigida por Potica, atiende a personas con daño cerebral y discapacitados, un raro ejemplo de buenas prácticas en España. La ley de cuidado de personas dependientes del país se desarrolló desde una perspectiva urbana y no contempla unas pocas horas al día de cuidado domiciliario para sus adultos mayores. Por otro lado, la escuela de Casares está abierta todos los días de forma ininterrumpida, ofreciendo sus servicios a los usuarios y sus familiares. Sin embargo, esta calidad de atención requiere un compromiso significativo y recursos financieros para pagar un equipo de profesionales que incluye psicólogos, terapeutas, supervisores y asistentes médicos. Asociaciones como Botika dependen actualmente del delicado equilibrio financiero de los gobiernos locales -que también les facilitan sus locales- con las empresas privadas y sus propios usuarios.

«De un año completo el presupuesto para el próximo año, y no sé cuánto durará. Este año tuvimos que pedirle a nuestros usuarios que aporten, de lo contrario tendríamos que cerrar», dice Valadez. «La gente debería no estar pagando por la atención a través de la caridad. La organización pública debería invertir en ello.

¿Es dinero?

“Nadie cree que los niños no deban tener acceso a las guarderías. ¿Por qué a algunos adultos mayores se les niega el acceso a servicios que son importantes para ellos? pregunta Pilar Rodríguez, anciana y coordinadora de un programa pionero de cuidado de ancianos rurales en España. Empezó hace 20 años en Asturias con una premisa sencilla: si el 90 por ciento de los mayores quieren envejecer en casaYa sea que estén en un pueblo o en una ciudad, deben tener tranquilidad.

READ  William Saliba del Arsenal atrae el interés de España – 101 mejores goles

Fiel a su nombre, el programa rompe las distancias (Breaking Down Distance) ha acercado los servicios a la población rural, desde servicios de peluquería, bibliotecas, lavandería y cuidado personal hasta comidas a domicilio. Además, el programa brinda apoyo a los familiares, permite que los usuarios del servicio obtengan elementos de apoyo como sillas de ruedas y andadores, y ha mejorado la accesibilidad en los hogares de las personas, que tienen muchos escalones y barreras arquitectónicas. Rompiendo Distancias se coordina con los servicios sociales y asociaciones sin ánimo de lucro de cada localidad donde opera.

Además de dinero, proyectos como este requieren una buena planificación. “Las soluciones que se ofrecen deben adaptarse a la ubicación y en función de las necesidades reales de los vecinos. Los servicios deben adaptarse a sus necesidades, no al revés”, explica Rodríguez.

Hay Otros proyectos europeos Su objetivo es acercar los servicios a las personas mayores que viven en las zonas rurales. Por ejemplo, en Finlandia se han establecido centros de salud móviles, en Francia los servicios postales realizan visitas preventivas a ancianos aislados y en Alemania se dispone de servicios de salud mental a través de granjas.

En Valladolid, en el noroeste de España, ruralcare, un proyecto piloto financiado por la Comisión Europea, coordina los servicios sociales y de salud entre los actores públicos y privados y las administraciones locales, regionales y nacionales para garantizar que las personas mayores envejezcan con dignidad en sus pueblos. El programa se enfoca en familias en riesgo donde los residentes viven solos o están alojados, analizando sus necesidades y coordinando con los residentes mayores para crear un plan de apoyo personalizado.

“No es un proyecto muy costoso. Lograr que las personas permanezcan en sus hogares es más efectivo, incluido el costo, que mantener la vivienda”, dice Alfonso Laura Montero, director de la Red Comunitaria Europea, uno de los principales socios de RuralCare. tiempos iguales. Sin embargo, el problema es encontrar personas que quieran participar en el programa. Esto a menudo se debe a la desconfianza y la presión social donde la tradición dicta que el cuidado es un asunto familiar.

READ  El Banco de España emite nuevas directrices para los servicios de criptomonedas

“Por otro lado, este tipo de proyectos no pueden tener éxito independientemente de otros factores como la calidad del tráfico, las carreteras y el acceso a internet”, dice Laura Montero. Puede implementar proyectos innovadores de servicio social, pero no puede hacerlo sin soluciones en este contexto más amplio”.

Poco mantenimiento

El cuidado domiciliario, la única opción para muchos ancianos que no tienen quien los cuide, es a menudo una elección difícil, que implica abandono, desarraigo y desangrado de los pueblos que muchas veces dependen de sus ancianos. Sin embargo, hoy se están considerando otras opciones.

“No tenemos que pensar en departamentos grandes y medianos. “La mejor opción es construir infraestructura a pequeña escala, micro-apartamentos y eco-apartamentos en el mismo pueblo, que brinden un estilo de vida similar al que tienen en casa”, dice el sociólogo Ángel Martín.

Algunas de las ideas ya presentadas en el programa Rompiendo Distancias incluyen guarderías rurales, viviendas tuteladas, microrresidencias, centros de usos múltiples que pueden conectar áreas residenciales con otras áreas de actividades y mezcla intergeneracional. Pero cada una de estas opciones requiere resolver otro problema, tan problemático en las ciudades como en las zonas rurales: la falta de cuidadores profesionales.

“Para atraer empleados a través de la formación y la carrera, se debe reconocer su labor con mejores salarios y condiciones laborales”, insiste Pilar Rodríguez. «Una opción es brindar capacitación y empleo a los jóvenes que todavía están en las aldeas». Atraer gente de fuera de los pueblos es otra opción, aunque esto requiere mejorar todo el ‘entorno’, desde las carreteras hasta los servicios y el acceso a Internet.

Si la atención rural se gestiona adecuadamente, las personas mayores pueden convertirse en un motor para mantener la vida del pueblo, una solución al doble desafío de la despoblación.

“El debate sobre el cuidado en las zonas rurales va más allá de la calidad de vida de las personas mayores”, dice Martin. «Se trata del entorno rural que queremos. Tiene consecuencias para el medio ambiente, el cambio climático, la forma en que producimos nuestros alimentos: ¿quieres que las aldeas permanezcan intactas o quieres dárselas a las grandes empresas para que instalen granjas solares y ¿macrogranjas porcinas?

Este artículo ha sido traducido del español.