noviembre 28, 2022

Diario El Progreso.com

Spanish News Today para obtener las últimas noticias, estilo de vida y información turística en España alrededor de España.

Sobrevivir a través de la danza: los bailarines ucranianos se incorporan a la Compañía Nacional de España

La Compañía Nacional de Danza de España está ayudando a muchos bailarines profesionales que sufren a causa de la guerra en Ucrania. Varios bailarines clásicos cuyas vidas se vieron trastornadas y sus futuras carreras puestas en peligro han podido unirse a la compañía de danza y encontrar un nuevo hogar.

Anastasia Kovalevska nunca podría haber imaginado que el día antes de la invasión sería su último ensayo.

«La dirección del teatro nos dijo de un día para otro que se cancelaron todas las representaciones y mucha gente empezó a irse de Ucrania. Y un mes después de eso, nos dijeron que las clases habían vuelto pero que no quedaba suficiente gente en Ucrania para hacerlo». ellos”, dijo.

No solo han sido aceptados en la compañía de Danza, sino que su pianista ucraniana, Viktoria Gluschenk, los ha ayudado en todo lo que necesitaban para instalarse en España: trámites, conseguir transporte público y tarjetas de la seguridad social, incluso tramitar tratamientos dentales gratuitos.

Pero Viktoria también estuvo en Kiev cuando comenzó la guerra y conoce sus dificultades. Afortunadamente, también pudo traer a su madre a la capital española.

Un total de siete bailarines ucranianos forman parte ahora de la Compañía Nacional de Danza Danza gracias al ‘Programa Talento Emergente’, que busca atraer a estudiantes internacionales y nacionales en sus últimos años de estudios de danza. Tres de ellos interpretarán Giselle en el Teatro Real de Madrid a mediados de mayo.

Para el director de la compañía, Joaquín de Luz, es sumamente importante que el público sepa que la participación de los bailarines no es un acto de caridad.

READ  Las personas más ricas de España (18 de noviembre de 2022)

Para él, «su participación se basa en criterios artísticos» y les abre los brazos. “Ponerlos en escena es nuestra responsabilidad con el público, con este gran teatro, con esta compañía y con la danza en España”, añade.

Tras un comienzo marcado por la tristeza, ahora los compañeros y la dirección les han hecho sentir casi como en casa. Yelyzaveta Semenenko es una de las bailarinas afortunadas y se siente muy agradecida por la oportunidad.

Todos ellos han podido llegar a Madrid gracias a las amistades que hicieron con sus compañeros bailarines españoles antes de que estallara la guerra y estas amistades solo se han fortalecido desde que llegaron.